Reseña: Ocultos

Ocultos pic¿Quién no ha oído hablar alguna vez de los Libros Prohibidos? ¿Existen en realidad?Enrique Ardiach, un hombre de negocios y reconocido anticuario barcelonés, forma parte de la orden de los custodios, encargada de proteger y estudiar los Libros Prohibidos. Está a punto de recuperar El libro de Thot, el que se conoce como primer libro de la historia y fuente de todo conocimiento humano. Sabe que siguen sus pasos y por eso ha dejado a sus dos nietos, Elisabet y Eduard, una serie de complejísimas pistas por si él no pudiera continuar…

Cuando Ardiach muere en extrañas circunstancias, Elisabet y Eduard deberán emprender una carrera contrarreloj para que nadie se apodere del libro: y es que el Vaticano lo quiere para que no caiga en manos equivocadas, los poderosos Hombres de Negro para lucrarse y Enzo, un joven de perturbadora y sobrenatural belleza, para…¿Dejar de vivir?

Conclusiones

Últimamente, Barcelona se ha convertido en el centro neurálgico de los libros malditos y prohibidos. Tal vez por el hecho de estar viviendo en esta ciudad, el libro encendió en mí esa chispa de magia y misterio que te hace implicarte más con los personajes principales.

Aunque la trama pueda parecer un poco enrevesada por la complejidad de las explicaciones que nos da el autor, no os preocupéis, el libro no se hace pesado: tiene muchos diálogos y dibujos que ayudan a hacer más fluida la historia. Además, al final del libro podemos encontrar una pequeña bibliografía sobre los libros prohibidos que remarca el trabajo de investigación realizado por el escritor.

Como añadido final diré que la historia de amor me gustó. Sí, es la típica historia de chica adolescente que aspira a un amor que no puede alcanzar, en este caso, por lo místico del chico en cuestión. Con lo detallado del texto, podemos ponernos en la piel de Elisabet y sentir la atracción por lo desconocido, la vulnerabilidad y la curiosidad hacia lo que no es fácilmente comprensible. Al final, entenderéis que el cierre es el apropiado, aunque seguramente más de uno prefiera otro final.

“Cada libro es un mundo, un agujero negro que nos conecta con el pasado y el futuro” 

Ficha técnica

Título original: Ocultos
Autor: Jordi Sierra i Fabra
Género: Fantasía
Editorial: Montena
Páginas: 432

Image by PublicDomainPictures from Pixabay

El 46

A veces me gusta coger el 46 para ir al aeropuerto. Sin ningún propósito, sin tarjetas de embarque.

airport-2373727_1920

A veces me gusta coger el 46 para ir al aeropuerto. Sin ningún propósito, sin tarjetas de embarque.

Sólo me gusta ver la cara de la gente cargada de maletas.

Es la emoción de una nueva aventura, un destino por descubrir en un idioma desconocido…

… un nuevo proyecto, la ilusión de un amor que con los brazos abiertos espera a miles de kilómetros su llegada.

Notar como sus pies escapan de lo seguro y se dirigen con firmeza hacia el horizonte.

Veo el miedo al fracaso y el dolor por lo que dejan atrás.

Están con los pies al borde de un abismo, pero estoy convencida de que sabrán despegar a lo más alto.

Es verdad que nada es seguro, pero la incertidumbre les hará aprender.

Entre el mar de inseguridades puedo distinguir un brillo especial en los ojos, una chispa en la oscuridad…

Esa pasión que hace que los seres humanos nos sintamos vivos…

Image by Jan Vašek from Pixabay

Reseña: Fangirl

FangirlA Cath no se le da bien la vida en general, pero hay algo en lo que es realmente buena: Cath lee fanfiction desde que tiene 12 años y se ha hecho bastante famosa dentro de este peculiar universo. Pero ahora empieza la universidad, y eso es una historia muy diferente… Su compañera de habitación es una borde, su hermana gemela la ignora completamente, su padre es un desastre… Cath intenta estar a la última para integrarse, pero en el fondo solo quiere encerrarse en su cuarto a escribir. ¿ Está Cath preparada para vivir su vida, escribir su propia historia y abrir su corazón? ¿O se quedará atrapada en su particular mundo de ficción?

“Bajo esta capa de chica un tanto friki y ligeramente marginada, se oculta un completo desastre”

Conclusiones

Recuerdo que este libro me duró un suspiro, posiblemente  porque me sentí muy identificada con la protagonista desde el principio.

Fangirl nos cuenta la historia de Cath, una chica tímida e introvertida que tiene una hermana gemela, Wren, con la que comparte un fanatismo extremo por la saga literaria Simon Snow, a la que dedica la mayor parte de su tiempo escribiendo el  fanfiction Carry On, Simon, el cual es casi tan famoso en la red como la propia saga de libros.  

Los problemas llegan cuando las hermanas tienen que empezar la universidad y Wren decide que no quiere vivir con su hermana en la residencia universitaria, que es el momento de empezar un vida por separado. Entonces Cath se ve obligada a compartir habitación con una desconocida, Reagan, la cual le odia. Además siempre aparece en la habitación con Levi, quien posiblemente sea su novio.

Cath se siente sola sin su hermana e invadida por Reagan y Levi, además le puede la presión de que en breve se publicará el octavo y último libro de Simon Snow y quiere terminar su fanfiction antes de que esto suceda.

“Es solo… todo. Hay demasiada gente. Y no encajo. No sé cómo ser. Nada en lo que soy buena es la clase de cosas que importan allí. Ser inteligente no importa, ni ser buena con las palabras. Y cuando esas cosas sí importan, es solo porque las personas quieran algo de mí. No porque me quieran.”

Este libro podría dividirse en dos partes: la historia de Cath y los fragmentos del fanfiction Carry On, Simon

Simon Snow es como una versión de nuestro Harry Potter: un estudiante de magia que se ve envuelto en aventuras en las que deben salvar el mundo mágico. En Fangirl,  Cath podría ser una Potterhead de pies a cabeza. El dormitorio de la chica está lleno de merchandising de la novela y sus personajes. Además, Cath le dedica mucho tiempo al fanfiction donde Simon (pseudo-Harry) se enamora de su gran enemigo (pseudo-Malfoy). Con esta intrusión del fanfiction dentro de la novela, hay ocasiones en las que te apetece saber más acerca de Cath y sus desavenidas en la universidad en lugar de las aventuras de Simon. Aún así, creo que fue una buena forma de transmitir los sentimientos que tiene Cath hacia su saga de libros favorita. 

Ahora hablemos del argumento principal de Fangirl: Cath, una chica a tener más amigos dentro de los libros que fuera. Tampoco es que quiera cambiarlo, le molesta la gente. Y el hecho de que su hermana le abandone en un cambio tan grande como la universidad tampoco ayuda. Wren se ha hecho una nueva amiga con la que no hace más que ir de fiesta y emborracharse. Como ya no tiene tiempo para Cath, ésta se limita a encerrarse en su habitación a escribir Carry OnSimon y comer barritas energéticas que esconde debajo de la cama porque no se atreve a preguntar a nadie donde está la cafetería. Hasta que un día Nick, un chico de su clase de escritura, le convence para que escriban juntos. También Reagan -quien parece que no odia a Cath- le arrastra para que vaya a comer comida de verdad y empiece a ver el mundo que hay a su alrededor. Por último está Levi, quien siempre está esperando en la puerta de su habitación para colarse con la excusa de ver a Reagan, pero que siempre intenta animar a Cath cuando más lo necesita. Parece que, poco a poco, Cath empieza a encontrarse a sí misma. Pero durante este proceso tendrá que enfrentarse a gente aprovechada y a sentirse dolida con los que más quiere. 

—Solo… ¿rendirse no está permitido algunas veces?¿No está bien decir: Esto realmente me hace daño, así que voy a dejar de intentarlo?
—Establece un precedente peligroso.
—¿Sobre evitar el dolor?
—Sobre evitar la vida.

Uno de los puntos clave de la novela es la dualidad entre las dos hermanas. Cath se encierra en si misma, es estudiosa y responsable. Por el contrario Wren es una persona social, alocada e inconsciente. Considero que aquí no debería ser todo blanco o negro. Que una persona sea responsable no implica que un día no pueda llegar tarde a casa, del mismo modo que salir de fiesta alguna vez no te convierte en la oveja descarriada. Entiendo aquí que la autora quiso simbolizar a Cath y Wren como las dos cara de una misma moneda: una misma persona en el momento de ir a la universidad, donde pasas de ser un adolescente a un adulto, donde se supone que ya tienes claro lo que quieres hacer con tu vida. 

Otra idea a tomar en consideración es la historia de amor. Me encantó la forma en que Cath no se empana de nada. Desde nuestra posición de lector puede ser hasta gracioso. Porque el chico siempre está ahí y Cath no entiende por qué. De hecho, tampoco se entiende a sí misma y no entiende si lo que siente es correcto o no. La chica empieza a entender que puede querer más a una persona de carne y hueso que al personaje de un libro. 

El tercer y último tema que trata el libro es la relación que las gemelas tienen con sus padres. Cuando eran niñas su madre se fue de casa y desde entonces su padre no ha vuelto a levantar cabeza. Ahora que las chicas parten a la universidad es la primera vez que van a dejarlo solo. Cath, la responsable, no para de preocuparse por su padre inestable psicológicamnete. Por otra parte, su madre aparece después de todos estos años para retomar la relación con las chicas. Otro motivo más para que una chica que acaba de salir de la adolescencia se sienta presionada. 

Este libro está hecho para bookworms, para personas que se evaden del mundo detrás de las páginas de un libro. Es una forma de ver que el mundo real no es tan terrible como parece fuera de los libros y que adaptarse a la realidad aunque parece difícil, es posible de conseguir. 

“Tengo miedo, miedo de que nunca llegues a descubrir de lo que eres capaz. De que no llegues a ver, ni tú ni yo, las maravillas que llevas dentro.”

Ficha técnica

Título original: Fangirl
Autor: Rainbow Rowell
Género: Novela, Literatura Juvenil 
Editorial: ALFAGUARA
Páginas: 512

Eiffel

Daba igual que un viento horrible o que diluviara. Los locos seguían subiendo a sus 300 metros de altura para declararse amor eterno. Y ella aguantaría infiernos por seguir sintiéndolos correr por sus entrañas con aquel brillo en los ojos y una esperanza en el corazón.

josh-stewart-1268113-unsplash

Daba igual que soplara un viento horrible o que diluviara. Los locos seguían subiendo a sus 300 metros de altura para declararse amor eterno. Y ella aguantaría infiernos por seguir sintiéndolos correr por sus entrañas con aquel brillo en los ojos y una esperanza en el corazón.

Photo by Josh Stewart on Unsplash

 

¿Soy friki?

Le pregunto a mi reflejo en el espejo mientras intento que la camisa me quede bien si la meto por dentro. Después de muchos intentos me sigo pareciendo a Patito en los Juegos del Hambre, así que decido que va por fuera y a tomar por saco. La pregunta me sigue arañando por dentro mientras voy hacia el trabajo. ¿Soy friki? Según la gente que me rodea (y no me entiende) sí, lo soy.

Hace unos días, durante la hora de la comida en el trabajo, hice un comentario sobre hacer un viaje a Japón. Entonces empezó el debate: ¿eres friki? Preguntó alguien. Y yo un poco dubitativa respondí: ¿friki de qué tipo? Ni siquiera sé por qué lo dije. Tal vez esperaba que matizara un poco más su respuesta. Es bien sabido que Japón es el centro neurálgico de otakus y gamers que sueñan con visitar el barrio de Akihabara alguna vez en la vida. Por otra parte, también lo conocemos por cantidad de cosas esperpénticas que tienen los japoneses, como aquellas máquinas expendedoras de ropa interior (que para mí esto sí que es de frikis).

Casi no hizo falta que contestara, otra compañera lo hizo por mí: Sí lo eres. No fue despectivo, simplemente era un hecho. Lo dijo porque sabe que llevo la Nintendo 3DS todos los días en la mochila. Aquello abrió la veda: casi una hora de conversación sobre videojuegos. Vi caras de nostalgia: de aquel que tenía la Nintendo 64 y aquel otro que se tiraba hasta las cuatro de la mañana en el Counter Strike. Con esto comprobé que algunas personas habían jugado a videojuegos durante algún momento de su vida, pero que ahora es un recuerdo de infancia/adolescencia al que nunca volverán porque han evolucionado.

Los videojuegos deben ser una de esas cosas que dejas de lado cuando te haces mayor, ¿No? De otro modo es que eres friki. Para mí, los videojuegos son una afición más como podría ser el deporte, la lectura o aprender a cocinar. Pero esto otro no es friki. Pero, ¿Qué es friki? ¿Quién decide qué es friki o qué no lo es? ¿Si eres friki no eres normal? ¿Por qué si juegas al Fifa no eres friki y si lo haces al Final Fantasy, sí? Conozco personas que juegan en mayor o menor medida y personas que trabajan en este sector. Y también conozco personas que no tocarían una consola ni con un palo y tienen otro tipo de rarezas.

Para mi fortuna, el hecho de ser catalogada como friki no es algo malo, sino que dice algo más de mí. Y las personas que me conocen, aunque no lo entiendan, tampoco lo critican. La verdad es que he tratado de explicarlo muchas veces, pero habrá cosas que no cambien y mi madre siempre me dirá “que salga más y deje de darle a la tecla”. Habrá personas que sean más susceptibles a estos comentarios y sólo esperarán a entrar en las tiendas de videojuegos/ cómics/ merchandising a refugiarse en su Sancta Sanctorum y poder ser como verdaderamente son. Yo misma me he sentido cómoda dentro de estos establecimientos, y no, no hay ratas de biblioteca ni dependientes como el de La mazmorra del androide de Los Simpson. Son personas normales y ya está.

Yo estoy contenta de ser como soy, friki o no. Total, la etiqueta ya me la pongo cuando tengo que ponerme una camisa que no hay forma humana de que me quede bien por dentro para ir a trabajar.

Photo by James Pond on Unsplash

Corazón

– ¡Qué ironía, Dorothy! ¿Cómo es posible que los hombres de hojalata deseemos tener un corazón para  poder sentir y vosotros, los seres humanos,  prefiráis tener un cascarón vacío para dejar de hacerlo? 

 


ray-rui-1375015-unsplash

– ¡Qué ironía, Dorothy! ¿Cómo es posible que los hombres de hojalata deseemos tener un corazón para  poder sentir y vosotros, los seres humanos,  prefiráis tener un cascarón vacío para dejar de hacerlo?  Leer más “Corazón”

Reseña: El piso mil

El piso mil-Año 2118, una supertorre se alza sobre el skyline de Nueva York. Es una sociedad en si misma, en la que las plantas superiores están habitadas por familias inmensamente ricas, mientras que en las inferiores subsisten las clases más bajas.

La caída de una chica desde lo más alto amenazará con sacar a la luz los secretos de sus habitantes: mentiras, excesos, traición, romances prohibidos…que harán temblar los mismos cimientos de la torre.

Entre el lujo sofisticado y la tecnología más avanzada, un grupo de jóvenes tendrá que encontrar su lugar en lo más alto.

“(…) era la primera persona que había caído de la Torre en sus veinticinco años de historia. Ignoraba su identidad y cómo había conseguido acceder al exterior. Tampoco sabía si se habría caído, si la habrían empujado o si –abrumada tal vez por el peso de algún secreto inconfesable– había decidido saltar.”

Conclusiones

Me gustan las conspiraciones y este libro está repleto de ellas.

El piso mil es la historia de cinco personajes: AveryLedaErisRylin y Watt, los cuales se encuentran en un edificio de mil pisos, donde el estatus viene marcado por la altura a la que vives en él. Avery, Leda y Eris viven en la zona alta de la Torre, de hecho, Avery y su familia ocupan el piso número mil. En cambio, Watt y Rylin están en la parte más baja.  La Torre está diseñada con tecnología: dispone de centros comerciales, parques y todo lo necesario para vivir tranquilamente sin tener que salir de ella. Las personas se mueven entre plantas mediante ascensores o deslizadores. Pero el hecho de estar en la cumbre y estar cubierto por glamour y lujos no significa que sean felices. Como dice el dicho “el dinero no da la felicidad”Amistadfamiliadrogascelosamor… todo se intrinca en un red de rumoressospechas y maldad que llevan a nuestros personajes a descubrir sus secretos más inconfesables.

Sinceramente, mientras lo leía sólo podía pensar en las series Gossip Girl por lo majestuoso y pomposo de la Torre y sus habitantes, y en Pequeñas Mentirosas por lo fácil que es ocultar y mentir para los personajes de este libro. Cada capítulo corresponde a las vivencias de un personaje y, quitando de un par de ocasiones, el resto de la novela leía los capítulos hasta el final porque el cierre de cada capítulo me parecía perfecto antes de saltar a otro personaje. En ciertas partes, como en las relaciones amorosas, el libro se torna bastante predecible, pero el no saber hasta el último momento quien es la chica que cae del último piso fue una gran sorpresa. A pesar de ello no es una novela autoconclusiva, lo cual no me ha terminado de convencer.

 Por mi parte le doy tres estrellitas y me quedo esperando a que salga ya la secuela.

“Cuando descubres que la persona en la que más confiabas del mundo se ha pasado toda la vida mintiéndote, las excusas no significan nada.”

Ficha técnica

Título original: The Thousandth Floor
Autor: Katharine McGee
Género: Ciencia ficción
Editorial: RBA
Páginas: 476

Imagen de Michael Gaida en Pixabay

Hoja en blanco

writing-1209121_1920

Caminante, son tus huellas el camino y nada más. Si ya lo decía Antonio Machado: bonita, deja de quejarte con que la vida no te inspira y ponte a escribir de una maldita vez.

Y tenía razón. Al final todo es ponerse y escribir el primer kilo de gilipolleces que se te ocurra. Después ya vienen las ganas locas de contar tus dramas  y de montar la escaleta de las películas que te montas en la cabeza. Y yo tengo mucha, pero que mucha, imaginación.

Soy una lectora voraz desde pequeña y me encanta escribir.  A lo mejor ha llegado el momento de dar el salto de fe. A lo mejor ha llegado el momento de empezar esa hoja en blanco.

Bienvenidos a mi web. Coged sitio, el café lo pongo yo 🙂

 

 Image by Free-Photos on Pixabay